La prueba de la circulación sanguínea en los dedos de las manos o de los pies. Se aplica presión sobre una uña hasta la pérdida del color normal; se retira entonces la presión y, si la circulación es normal, el coloro se recupera casi inmediatamente, en un par de segundos.