Flora Iberica: Vivaces, rizomatosas. Tallos floríferos herbáceos. Hojas basales 1-3 pinnatisectas. Flor actinomorfa, única en cada tallo, con un involucro de brácteas foliáceas –según otros, hojas caulinares– verticiladas, variables en forma y tamaño. Perianto formado por una sola envoltura de 6 piezas, petaloideas, libres, externamente sedosas, muy caducas. Estambres numerosos, y en la mayoría de las especies, por añadidura, estaminodios nectaríferos. Carpelos en cantidad variable, pero siempre numerosos, con solo un rudimento seminal; estilos muy acrescentes, plumosos, cuyo conjunto resulta por fin característico en extremo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.