Med.

Es una respuesta sistémica del cuerpo a la administración de sangre incompatible con la del receptor. La causas incluyen incompatibilidad eritrocitaria; sensibilidad alérgica a los leucocitos, a las plaquetas o a los componentes proteicos del plasma de la sangre transfundida, o a los conservantes con potasio o citrato empleados en la sangre del banco. La fiebre en la reacción transfusional más común; la urticaria es una respuesta alérgica relativamente frecuente. Una reacción hemolítica por incompatibilidad eritrocitaria es grave y debe ser diagnosticada y tratada rápidamente. Los síntomas se desarrolla poco tiempo después de comenzar la transfusión, antes de que se hayan administrado 50 ml, e incluyen una cefalea pulsátil, un repentino dolor lumbar profundo severo, dolor precordial, disnea e inquietud. Los signos objetivos incluyen ruborización facial seguida por cianosis y distensión de las venas cervicales, pulso rápido y filiforme, diaforesis y piel fría y húmeda. Cuando se sospeche una reacción hemolítica se debe terminar rápidamente la transfusión y mantener abierta la vía de infusión con una solución normal de líquido intravenoso. El tratamiento inmediato puede incluir manitol IV y solución glucosaza al 5% en agua para mantener un diuresis de más de 100 ml por hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.