Fís.

La reducción de la velocidad durante un período dado de tiempo, es decir, aceleración negativa (desaceleración)