La sustancia medicinal que se administra por vía oral, parenteral o rectal, con objeto de que sea absorbida y pase a la circulación general para el tratamiento de un problema de salud. La medicación administrada por vía general puede tener algunos efectos locales, pero lo que se pretende es tratar todo el organismo.