Flora Iberica: Hierbas anuales, hemiparásitas. Tallos erectos, simples o ramificados, de sección cuadrangular, glabros o pelosos. Hojas opuestas, de lineares a ovado-lanceoladas, raramente ovadas, de enteras a serradas, sésiles. Inflorescencia en racimo espiciforme terminal, denso, a veces secundifloro; brácteas inferiores parecidas a las hojas, las superiores progresivamente más cortas y ensanchándose hacia su base. Flores zigomorfas, subsésiles. Cáliz no bilabiado, comprimido lateralmente, de contorno ovado o suborbicular en visión lateral, tetrámero, regularmente hendido en el tercio superior en lóbulos triangulares enteros, acrescente. Corola bilabiada, amarilla, con el ápice de ordinario violeta; tubo recto o algo curvado; labio superior convexo, comprimido lateralmente, con 2 dientes violetas debajo del ápice, glanduloso; labio inferior más corto que el superior, trilobulado. Androceo didínamo, con estambres exertos, incluidos en el labio superior de la corola; filamentos papilosos; anteras con dehiscencia longitudinal, no mucronadas, pelosas. Gineceo con ovario bilocular, ovado-elíptico en visión lateral, comprimido lateralmente, glabro; estilo peloso; estigma capitado. Fruto en cápsula, loculicida, suborbicular en visión lateral, comprimida lateralmente, glabra o pelosa. Semillas numerosas, semidiscoidales, comprimidas lateralmente, ± lisas, en general con el margen alado, de color castaño o castaño-grisáceo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.