Flora Iberica: Hierbas perennes o perennizantes, glabras, monoicas, dioicas o andromonoicas, con todas las hojas en la base. Hojas largamente pecioladas, con limbo de las hojas aéreas sagitado, palmatinervio, el de las hojas sumergidas o flotantes mucho menos desarrollado. Inflorescencia en racimo o panícula tirsoidea, con 2-5 nudos, cada uno de ellos con (1)2-3 flores verticiladas. Flores pediceladas o subsentadas, hermafroditas o unisexuales, las hermafroditas o femeninas, siempre dispuestas en los 2(3) verticilos inferiores de la inflorescencia, las masculinas en los verticilos superiores y en las ramas laterales –cuando existen; brácteas soldadas entre sí o libres. Androceo de las flores masculinas con 20-40 estambres, las hermafroditas con menos estambres que las masculinas; filamentos estaminales aplanados y glabros o subcilíndricos y papilosos; anteras sagitadas, basifijas. Gineceo semiesférico, con numerosos carpelos libres entre sí, dispuestos helicoidalmente alrededor del receptáculo; pistilos con un solo rudimento seminal y un estilo pequeño con un estigma terminal. Fruto poliaquenio, subesférico. Aquenios aplanados, normalmente alados, ± falcados, sin costillas, indehiscentes. Semillas ± estrechamente elípticas, estriadas longitudinalmente, foveoladas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.