El grado de sedación por el que una persona duerme profundamente, pierde sensibilidad y resulta difícil despertarla. La sedación profunda se logra con medicamentos especiales; se usa para aliviar la ansiedad durante ciertos procedimientos médicos o quirúrgicos. También se puede administrar al mismo tiempo oxígeno al paciente para ayudarlo a respirar y medicamentos para aliviar el dolor. Habitualmente, el paciente no recuerda el procedimiento.