Proceso en el que se favorece un valor extremo de un fenotipo cuantitativo en una población, pudiendo causar un cambio del valor medio de dicho fenotipo en la población.