Med.

La sensación intensa y repentina de frío acompañada de un ligero temblor del cuerpo, generalmente producida por un cambio brusco de temperatura, por la fiebre o por una fuerte emoción o miedo (escalofrío).