Flora Iberica: Plantas perennes, densamente cespitosas, de cepa ± leñosa, ramificada y cubierta por restos de las vainas foliares. Tallos postrados, leñosos, subafilos, de los que nacen ramas ascendentes que terminan en un fascículo de hojas arrosetadas, con yemas axilares que producen los tallos fértiles, herbáceos. Hojas perennes, alternas, pecioladas, generalmente trifolioladas, agrupadas en el ápice de las ramas; estípulas largamente soldadas al pecíolo. Inflorescencias en cimas corimbiformes ± compactas. Flores hermafroditas, ocasionalmente unisexuales, pequeñas. Receptáculo pateniforme, con la zona axial convexa, ± gruesa, seca. Sépalos 5, persistentes; calículo con 5 piezas, menores que los sépalos. Pétalos 5, menores que los sépalos, poco conspicuos, que a veces pueden faltar. Estambres (4)5(10), insertos en un disco nectarífero. Carpelos 5-15, libres entre sí, cortamente estipitados, implantados en la zona axial del receptáculo, con 1 rudimento seminal cada uno; estilos laterales. Fruto en poliaquenio; aquenios ovoides, brillantes, agrupados en glomérulo denso sobre la zona axial del receptáculo, de la que se desprende cada uno por separado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.