Med.

El hábito de succionar el pulgar para obtener una gratificación oral. Es normal en lactantes y en los niños pequeños como búsqueda de placer o como mecanismo de bienestar, especialmente cuando el niño tienen hambre o está cansado. Este hábito se intensifica entre los 18-20 meses de edad y, por lo normal, desaparece cuando se desarrolla y madura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.