Flora Iberica: Árboles dioicos, perennifolios, de ramificación irregular. Yemas escamosas. Hojas lineares, aplanadas, subdísticas por torsión basal. Conos masculinos axilares, dispuestos en la cara inferior de las ramas, solitarios, globosos, con 6-14 escamas peltadas, cada una con 4-8 sacos polínicos. Rudimentos seminales solitarios o geminados, provistos de 1 escama estéril o de varias imbricadas. Semilla ovoide, de maduración anual, recubierta parcialmente por el arilo, acopado, carnoso, rojo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.