Es un trastorno de la coagulación causado por la insuficiencia de las plaquetas en la liberación de adenosindifosfato (ADP) en respuesta a agentes agregantes, como colágeno, adrenalina, ADP exógeno o trombina. Sus características son episodios de hemorragia leve, tiempo de sangrado prolongado y reducción de la respuesta de agregación al colágeno o la trombina.