Med.

En el campo de la cirugía, el tiempo en que un tejido, órgano o parte del cuerpo permanece a temperatura corporal después de que se redujo o interrumpió el suministro de sangre, antes de que se enfríe o reconecte al suministro de sangre.