Med.

El trastorno en el que los conflictos emocionales están tan reprimidos que se produce una separación o desdoblamiento de la personalidad, con alteración del estado de consciencia o confusión de la identidad (categoría del DSM-IV); sus síntomas son amnesia, sonambulismo, fuga, estado onírico y trastorno de identidad disociativo.