Med.

Es una perturbación mental que se inicia en la niñez y se caracteriza por episodios aislados de violencia y conducta agresiva o destrucción de bienes en individuos que en todo lo demás son normales.