Med.

La técnica de tratamiento del cáncer en la cual se considera que la célula maligna ha escapado a los controles normales del crecimiento y diferenciación celular. Se considera que la célula cancerosa esta detenida en un estado temprano de diferenciación, conservando su capacidad de proliferar. Dicha célula es tratada por medio de agentes que suprimen ese bloqueo y permiten que las células se diferencien a través de líneas más normales hasta que, en última instancia, pierdan la capacidad de división y replicación.