Med.

La aplicación de medidas terapéuticas para aliviar los síntomas según aparecen en el curso de una enfermedad, en vez de tratar la causa misma de la enfermedad.