Med.

La reducción de la temperatura corporal de un paciente para contrarrestar la fiebre elevada prolongada a causa de una infección o por una enfermedad neurológica o, con menos frecuencia, como adyuvante en la anestesia de la cirugía cardíaca o cerebral.