Se aplica al shock o lesión emocional o situación desgraciada que produce una impresión duradera, especialmente en el nivel subconsciente; por ejemplo los malos tratos o el abandono en la infancia, la violación y la pérdida de un ser querido son causas habituales de trauma psíquico.