Med.

El término se aplica a la pérdida gradual de la audición causada por la exposición a un sonido fuerte durante un período prolongado de tiempo, o pérdida brusca de la audición, parcial o completa, producida por una explosión, por un golpe intenso en la cabeza o por otro tipo de accidente: puede ser temporal o permanente.