Med.

Se aplica a la lesión de un diente y de las estructuras que lo rodean causada por la tensión ocasionada por un traumatismo, la disfunción temporomandibular o por bruxismo.