Med.

El término se aplica, en odontología, a los cambios en el tejido que se pueden producir como consecuencia de la existencia de maloclusión o falta de armonía dental.