Flora Iberica: Arbustos ± ramificados, con ramas procumbentes o erectas, a veces enraizantes. Hojas alternas, cortamente pecioladas, planas o revolutas, persistentes o no. Flores tetrámeras o pentameras, en racimos axilares o terminales, provistos de brácteas. Pedicelos reflejos. Cáliz con las piezas soldadas en la base, a veces lobulado-dentado, caduco. Corola urceolada o acampanada, de color que va de blanco a rosado, dividida hasta menos de la mitad, con los dientes ± revolutos, caediza. Estambres 8-10; anteras apendiculadas o no, con dehiscencia foraminal. Ovario ínfero. Fruto en baya globosa. Semillas umbilicadas, con varias caras, rugosas, no aladas, de un pardo claro.

 

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.