Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes, a veces lignificadas en la base. Hojas basales en roseta, a veces marcescentes o caducas en la antesis, con al menos 3 nervios principales conspicuos; las caulinares, opuestas, sin estípulas -a veces las supremas alternas y con estípulas-. Inflorescencia en cima unípara, bracteada o no; pedicelos claviformes. Sépalos 5, persistentes, de nervadura poco conspicua; los 2 externos generalmente mas pequeños que los internos. Pétalos 5, enteros o irregularmente dentados, amarillos y, con frecuencia, con una mancha obscura en la mitad inferior. Estambres indefinidos, uniseriados, todos fértiles, soldados en la base formando un disco perígino simétrico o no; anteras oblongas o globosas, apiculadas. Gineceo tricarpelar, unilocular; estilo corto, ensanchado hacia el ápice y recto, o nulo; estigma hemisférico o discoideo, ± trilobulado; rudimentos seminales ortótropos, erectos. Cápsula más corta que el cáliz, ovoide, dehiscente en 3 valvas. Semillas sin rafe, ovoideas, pardas, generalmente con papilas blanquecinas dispuestas en filas; embrión en general subperiférico, doblado por el hipocótilo; cotiledones de apenas curvados a geniculados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.