Parte de mar abierto que se encuentra por fuera de la plataforma continental, donde la profundidad sobrepasa los 200 metros.