De dino- y flagelado; en lat. dinoflagellatae, f. pl Bot.

División que comprende organismos flagelados, asimétricos, unicelulares. Células muy diferenciadas, de pocas μμ a más de 1 mm, cubiertas generalmente por un caparazón celulósico (estema; también anfiestema) de estructura complicada a menudo subdividido en un mosaico de placas que pueden se areoladas, o con poros y poroides. Es casi general que la superficie de la célula presente dos surcos, uno extendido longitudinalmente en la mitad posterior de la cara ventral, el otro dando una vuelta ecuatorial a la célula y coincidiendo con el cíngulo o ceñidura. En una fisura que existe en la intersección de ambos surcos se insertan dos flagelos, que se alojan, por lo menos en parte, en los surcos correspondientes; el flagelo que rodea transversalmente a la célula suele se acintado, y el longitudinal es siempre filiforme. Plastidios de color pardoamarillo, pardo o verdeazulado, con pirrofila; también hay formas incoloras y holozoicas. Como producto de la asimilación se acumula almidón y aceite; la primera materia de reserva domina en las especies de agua dulce, y se forma en pirenoides; el aceite es más abundante en las marinas, y aparece relacionado con lipoplastos. Sistema excretor generalmente complicado y con púsulas. Órganos fotorreceptores constituídos por simples manchas o estigmas o bien por orgánulos relativamente complejos (ocelo) con lente y melanosoma. Algunas especies poseen nematociste. Reproducción por división longitudinal u oblícua; en las especies provistas de estema, éste pude reconstituirse mientras dura la división, o bien después de terminada (forma semivalvado); otras veces las dos células hijas emergen desnudas de la antigua cubierta (avavado, gimnoide, prevalvado). Ciste mucoso sencillo, fomado en el interior de la vieja envoltura (muda o édisis); hipnociste diversos. Fenómenos sexuales descritos en algunas especies, pero poco conocidos. Las dinoflageladas son algas especialmente planctónicas y en su mayor parte marinas; algunas son luminescente y la extraordinaria proliferación de determinadas especies llega a colorear en rojo o amarillo grandes extensiones marinas (hematotalasia). Como adaptación a su género de vida, las células ostentan una morfología frecuentemente muy complicada, con ala, quilla, embudo, collar y otros apéndices variados. Por división incompleta pueden originarse colonias cateniformes, accidentales (Ceratium) o características de la especie (Polykrikos); existen también formas acontas, semejantes a verdaderas algas, y otras parásitas; unas y otras muestran sus verdaderas afinidades en la eventual producción de zoóspora, que son dinoflageladas típicas (dinóspora). Dos clases: adiniferídeas y diniferídeas, a las que deben agregarse las fitodiniformes. Oltmanns las distribuye directamente en cuatro familias: prorocentráceas, dinofisáceas, peridiniáceas (peridiniáceas + ginnodiniáceas) y fitodiniáceas; Pascher considera dos grupos independientes: las desmocontas, desmomonadinas o desmomonuinas. Sinónimos: cilioflagelados, dinoflagelados, dinoflagelidios, flagelados artrodelos, peridíneas, peridiniáceas y peridiniales.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.