Flora Iberica: Plantas anuales o vivaces. Tallos reducidos a un simple nudo con hojas, o ramificados con nudos a veces enraizantes; rama florífera erecta o suberecta, glabra o con pelos glandulíferos. Hojas sumergidas sésiles, acuminadas u obtusas; las emergentes, reniformes, o de oblongas a lanceoladas, acuminadas u obtusas, delgadas. Inflorescencia uniflora o en espiga, pedúnculo glabro o con pelos glandulíferos. Espata aguda o caudada, abrazando al menos la base de la inflorescencia. Flores casmógamas o cleistógamas. Perianto hipocrateriforme, glabro o con pelos glandulíferos, con 6 tépalos lineares, oblongos u oblongolanceolados, de obtusos a acuminados, amarillos, azules o blancos. Androceo con 3 estambres, los 2 superiores más pequeños; filamentos glabros o pelosos, amarillos o morados, delgados, a veces alados; anteras redondeadas o sagitadas, blancas, amarillas o moradas. Gineceo tricarpelar, con 1 ó 3 lóculos y numerosos rudimentos seminales; estilo con estigma capitado. Fruto en cápsula, con numerosas semillas. Semillas ovoides, con alas longitudinales y estrías transversales entre ellas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.