La elevación de los lípidos sanguíneos que se caracteriza por un aumento ligero del colesterol, un gran aumento de los triglicéridos, una elevación de la VLDL, proteína transportadora de los triglicéridos y de los quilomicrones; es una enfermedad genéticamente heterogénea que al parecer no aumenta el riesgo de padecer aterosclerosis.