Med.

La infección producida por la reactivación de organismos previamente latentes, como ocurre en la coccidioidomicosis, histoplasmosis o tuberculosis.