Flora Iberica: Hierba perenne, con rizoma reptante, dividido en ramas muy finas. Tallo aéreo escapiforme. Hojas básales opuestas, pecioladas, formando rosetas laxas; las superiores reducidas a una o dos escamas. Flores solitarias. Sépalos 5. Pétalos 5, ± patentes, blancos. Estambres 10; anteras apendiculadas, dehiscentes por poros situados en el extremo de los apéndices tubulares; polen en tétrades. Fruto en cápsula, erecto, con las valvas sin tejido aracnoide.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.