Flora Iberica: Hierba perenne, con rizoma reptante, dividido en ramas muy finas. Tallo aéreo escapiforme. Hojas básales opuestas, pecioladas, formando rosetas laxas; las superiores reducidas a una o dos escamas. Flores solitarias. Sépalos 5. Pétalos 5, ± patentes, blancos. Estambres 10; anteras apendiculadas, dehiscentes por poros situados en el extremo de los apéndices tubulares; polen en tétrades. Fruto en cápsula, erecto, con las valvas sin tejido aracnoide.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.