Flora Vascular de Andalucía Occidental: Arboles de pequeño tamaño. Tallo monopódico, sin ramificaciones. Hojas grandes, persistente, flabeladas, largamente pecioladas. Inflorescencias en espádice, muy ramificadas, rodeadas de 2-4 espatas. Periantio con 6 piezas dispuestas en 2 verticilos; el externo muy pequeño, con los 3 tépalossoldados; el interno más desarrollado y con los 3 tépalos libres. Androceo con 6 estambres soldados en la base por los filamentos. Gineceo con 3 carpelos libres. Fruto polidrupa.

 

Flora Iberica: Árboles y arbustos con el tronco simple o ramificado, atravesado por numerosos haces vasculares pequeños separados –cada uno de ellos rodeado por una vaina fibrosa dura– ± homogéneamente distribuidos o agrupados en la periferia formando placas extremadamente duras; la superficie del tronco suele estar cubierta por las cicatrices de las hojas o por sus restos; la yema apical aparece muy protegida por la base de las hojas, por espinas e incluso por tejidos venenosos. Hojas de tamaño y forma variable, generalmente agrupadas en un penacho terminal, en cuyo centro se forman envueltas por una vaina que se pierde a medida que la hoja se va desplazando del centro, empujada por las que se forman con posterioridad; las láminas están plegadas y sus pliegues se pueden disponer simétricamente a lo largo del raquis, en forma de peine, o en forma de abanico, según se trate de láminas palmadas, pinnadas o bipinnadas; los segmentos de éstas pueden estar orientados hacia arriba, con la sección en forma de “v” (induplicados) o hacia abajo, con la sección en forma de “v” invertida (reduplicados); los pecíolos, gruesos, acaban en una base ancha, a veces son ligulados y pueden prolongarse hacia la lámina de las hojas palmadas (hojas costapalmadas); en las hojas palmadas, en la inserción entre el pecíolo y la lámina, existe una cresta en disposición adaxial (en ocasiones abaxial) que se conoce como hástula. Con frecuencia, antes de que las hojas se abran, en su superficie se forman diferentes ornamentaciones como espinas, escamas o pelosidades que les dan un aspecto muy llamativo. La inflorescencia, intrafoliar o interfoliar, puede variar desde una espiga a una enorme panícula de más de 1 m y más de 200.000 flores, y está protegida por una o varias brácteas duras que forman la espata; su arquitectura consiste en un eje (raquis) del que parten ramificaciones bracteadas. Flores unisexuales o hermafroditas, generamente trímeras, con sépalos y pétalos libres o soldados. Estambres dispuestos en 2 verticilos de 3, anteras con 2 tecas con dehiscencia longitudinal. Ovario súpero, tricarpelar, apocárpico o sincárpico, con placentación apical, basal o parietal. Frutos en baya o drupa, indehiscentes, a veces con colores muy llamativos; 1 sola semilla con el endosperma más rico en grasa que en almidón. Familia integrada por 5 subfamilias (Arecoideae, Calamoideae, Ceroxyloideae, Coryphoideae y Nypoideae), distribuidas sobre todo por las regiones tropicales –en bosques o formando sabanas de palmeras– tanto del Viejo como del Nuevo Mundo, con menos frecuencia en zonas subtropicales, y muy pocas en regiones templadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.