Flora Iberica: Planta perenne, con rizoma ± alargado. Hojas basales, escasas, con pecíolo largo, delgado y no alado; limbo de orbicular a reniforme, frecuentemente escotado en la base, con margen levemente recurvado y provisto de leves muescas distanciadas unas de otras. Escapos erguidos, con brácteas pequeñas. Inflorescencia en umbela, con una o varias flores inclinadas. Flores pentámeras, actinomorfas. Cáliz pequeño, con 5 dientes ± triangulares. Corola campanulada; limbo con 5 incisiones profundas y otras 5 intermedias, a su vez divididas en (2)3-5(7) lacinias irregulares, de color lilacino. Estambres 5, epipétalos, más 5 estaminodios escamosos intercalados. Ovario súpero. Fruto en cápsula ± cónica o subcilíndrica, delgada, que se abre por una hendidura apical transversal y entonces se desprende un pequeño opérculo con el largo estilo persistente; porción cilíndrica que se abre además por 5 cortos dientes, con frecuencia hendidos dos veces.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.