Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas anuales o perennes. Hojas alternas u opuestas, de serradas a profundamente lobadas. Flores solitarias axilares, o en racimos terminales o axilares, pediceladas. Cáliz dividido casi hasta la base en 4 lóbulos frecuentemente desiguales. Corola con tubo muy corto y 4 lóbulos, el inferior más estrecho y el superio más ancho que los laterales. Estigma capitado. Cápsula más o menos comprimida y marcadamente emarginada. Semillas ciatiformes o planas, generalmente poco numerosas.

 

Flora Iberica: Hierbas anuales, bienales o perennes, o bien plantas sufruticulosas o sufrútices –arbustos en especies de origen extraibérico–, glabras o pelosas. Tallos de rastreros a erectos, simples o ramificados. Hojas opuestas, rara vez alternas las más cercanas a la inflorescencia, de lineares a suborbiculares, de enteras a bipinnatisectas, pinnatinervias o a veces palmatinervias o subpalmatinervias, sésiles o pecioladas. Inflorescencia en racimos axilares o terminales, a veces éstos muy laxos y con todas las brácteas similares a las hojas por lo que las flores parecen aisladas axilares; brácteas en general alternas, por excepción alguna o casi todas opuestas, similares a las hojas o no. Flores ligeramente zigomorfas, pentámeras en origen, de casi sésiles a largamente pediceladas. Cáliz no bilabiado, profundamente hendido, con 4 ó 5 sépalos –puede variar incluso en un mismo individuo–, a menudo los 2 abaxiales algo mayores que los 2 adaxiales, y el quinto, si se presenta, mucho menor. Corola con 4 pétalos, rotácea, azul, violeta, lila o rosa, más raramente purpúrea o blanca, a menudo con venas más obscuras y garganta más clara que el color general de la corola, glabra o con algunos pelos en el haz de los pétalos o en la garganta; tubo relativamente corto, desde, por lo común, más ancho que largo hasta, a veces, algo más largo que ancho; pétalos algo desiguales, por lo general el adaxial más ancho, los laterales iguales o un poco más estrechos y el abaxial claramente más estrecho. Androceo con 2 estambres, iguales entre sí, en general exertos; anteras con dehiscencia longitudinal, no mucronadas, glabras. Gineceo con ovario bilocular; estilo persistente en el fruto; estigma capitado o subcapitado, a veces poco manifiesto. Fruto en cápsula, loculicida, septicida o con ambos tipos de dehiscencia a la vez, con frecuencia comprimida lateralmente, en ocasiones subglobosa, con 2 o raramente 4 lóbulos ± netos, de base truncada, redondeada, subcordiforme o cuneada, de ápice emarginado, con seno de muy profundo a casi inapreciable, más raramente apiculado o truncado, glabra o diversamente pelosa. Semillas de 4 a muy numerosas por cápsula, de planas o plano-convexas a cimbiformes o ciatiformes, con la sección longitudinal de oval a orbicular, casi lisas, con ornamentaciones diversas o en ocasiones foveoladas, a veces con eleosoma.

 

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.