Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas anuales o perennes. Hojas alternas u opuestas, de serradas a profundamente lobadas. Flores solitarias axilares, o en racimos terminales o axilares, pediceladas. Cáliz dividido casi hasta la base en 4 lóbulos frecuentemente desiguales. Corola con tubo muy corto y 4 lóbulos, el inferior más estrecho y el superio más ancho que los laterales. Estigma capitado. Cápsula más o menos comprimida y marcadamente emarginada. Semillas ciatiformes o planas, generalmente poco numerosas.

 

Flora Iberica: Hierbas anuales, bienales o perennes, o bien plantas sufruticulosas o sufrútices –arbustos en especies de origen extraibérico–, glabras o pelosas. Tallos de rastreros a erectos, simples o ramificados. Hojas opuestas, rara vez alternas las más cercanas a la inflorescencia, de lineares a suborbiculares, de enteras a bipinnatisectas, pinnatinervias o a veces palmatinervias o subpalmatinervias, sésiles o pecioladas. Inflorescencia en racimos axilares o terminales, a veces éstos muy laxos y con todas las brácteas similares a las hojas por lo que las flores parecen aisladas axilares; brácteas en general alternas, por excepción alguna o casi todas opuestas, similares a las hojas o no. Flores ligeramente zigomorfas, pentámeras en origen, de casi sésiles a largamente pediceladas. Cáliz no bilabiado, profundamente hendido, con 4 ó 5 sépalos –puede variar incluso en un mismo individuo–, a menudo los 2 abaxiales algo mayores que los 2 adaxiales, y el quinto, si se presenta, mucho menor. Corola con 4 pétalos, rotácea, azul, violeta, lila o rosa, más raramente purpúrea o blanca, a menudo con venas más obscuras y garganta más clara que el color general de la corola, glabra o con algunos pelos en el haz de los pétalos o en la garganta; tubo relativamente corto, desde, por lo común, más ancho que largo hasta, a veces, algo más largo que ancho; pétalos algo desiguales, por lo general el adaxial más ancho, los laterales iguales o un poco más estrechos y el abaxial claramente más estrecho. Androceo con 2 estambres, iguales entre sí, en general exertos; anteras con dehiscencia longitudinal, no mucronadas, glabras. Gineceo con ovario bilocular; estilo persistente en el fruto; estigma capitado o subcapitado, a veces poco manifiesto. Fruto en cápsula, loculicida, septicida o con ambos tipos de dehiscencia a la vez, con frecuencia comprimida lateralmente, en ocasiones subglobosa, con 2 o raramente 4 lóbulos ± netos, de base truncada, redondeada, subcordiforme o cuneada, de ápice emarginado, con seno de muy profundo a casi inapreciable, más raramente apiculado o truncado, glabra o diversamente pelosa. Semillas de 4 a muy numerosas por cápsula, de planas o plano-convexas a cimbiformes o ciatiformes, con la sección longitudinal de oval a orbicular, casi lisas, con ornamentaciones diversas o en ocasiones foveoladas, a veces con eleosoma.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.